Saltear al contenido principal
968 33 07 03 info@colegiomiralmonte.com

El huerto escolar y el mantenimiento de los espacios verdes del colegio  es un recurso educativo cada vez más conocido y utilizado por las diferentes etapas educativas del Centro, es evidente que deben prevalecer los criterios pedagógicos sobre los agrícolas, por lo que todo el planteamiento y tareas han de tener como objetivo ayudarnos en nuestra actividad docente.

No se trata sin más de una parcela en la que cultivamos o espacios en los que plantamos flores, sino que debemos entenderlo como un espacio dentro del Centro en el cual vamos a abordar una serie de contenidos encaminados a desarrollar las diferentes capacidades en nuestro alumnado, así como valores y actitudes de respeto al medioambiente y de ciudadanos y ciudadanas responsables y sensibles.

 Por otro lado, este recurso permite desde las edades más tempranas potenciar iniciativas emprendedoras, creativas y solidarias.  A través del huerto  trabajamos, por ejemplo, la lateralidad, la orientación espacio- temporal, la motricidad fina, la exploración con los sentidos, podemos plantearnos preguntas y desarrollar estrategias de investigación, realizar observaciones de seres vivos, interrelacionar conceptos de diversas áreas… También  trabajamos el lenguaje a través de adivinanzas, refranes; la historia siguiendo la pista al origen de los cultivos y su uso en diferentes culturas; las matemáticas calculando superficies a abonar, cantidades de semillas, pesos recolectados, etc.

 Asimismo desarrollamos la socialización y el trabajo en equipo, organizado, secuencializado y respetando los turnos naturales, favoreceremos la valoración del propio esfuerzo y su relación con el aprecio a los productos conseguidos, la importancia de la constancia y el orden, etc. Estando en contacto con la tierra se aprender a amarla y a respetarla, a sentir que formamos parte de ella, que nos proporciona muchos recursos vitales, y que por lo tanto debemos cuidarla y protegerla. Es nuestra intención hacer hincapié tanto en el respeto hacia el entorno como en el desarrollo de conductas dirigidas al reciclado y la reutilización que permitan la reducción en el consumo y la contaminación.

Trabajando con elementos tan primarios y vitales como la comida, el agua, la tierra y el sol, el huerto escolar nos proporciona el soporte idóneo para que se materialice el espíritu creativo de los alumnos, de forma tangible. El grado de motivación del alumnado, así como la calidad de los aprendizajes vivenciales que se llevan a cabo en este contexto, nos permite lograr aprendizajes perdurables y significativos, aprendizajes útiles, sea cual sea la edad de los niños y niñas.

Uso de cookies

LAS COOKIES SON NECESARIAS PARA UTILIZAR NUESTROS SERVICIOS, AL CONTINUAR CON LA NAVEGACIÓN ACEPTAS EL USO QUE HACEMOS DE LAS COOKIES. Para más información sobre Navegador pulse aquí.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba