Saltear al contenido principal
968 33 07 03 info@colegiomiralmonte.com
Proyecto Ajedrez En El Aula

Proyecto Ajedrez en el aula

Cada vez es más frecuente en nuestro país, como en el resto del mundo, la utilización de este juego milenario como herramienta educativa en niños y niñas de educación primaria y secundaria, por sus múltiples beneficios y su contribución al desarrollo integral de los alumnos.

Se sabe que a lo largo de la historia muchas civilizaciones y culturas han practicado este juego- deporte formando parte de la cultura de la humanidad.

El escritor Argentino Borges aseguró que “el ajedrez es uno de los medios que tenemos para salvar la cultura, como el latín, el estudio de las humanidades, la lectura de los clásicos, las leyes de la versificación, la ética”. El ajedrez es hoy reemplazado por el fútbol, el boxeo o el tenis.

El escritor y ajedrecista Juan José Arreola expresó que “el ajedrez es el único juego que vale la pena jugar porque nos sobrepasa, como las piezas de Shakespeare o las novelas de Dostoievski…es arte, ciencia, deporte, es entretenimiento y es, sobre todo, misterio”.

Es por todo ello, que este proyecto está enfocado a ofrecer el ajedrez como un complemento educativo en nuestro centro, el Colegio Miralmonte a la etapa de la educación secundaria obligatoria.

Nuestro método de aprendizaje está basado en los fundamentos del pensamiento constructivista. Tiene como base pedagógica el aprendizaje mediante las propias experiencias del alumnado, basándonos siempre en sus propios intereses y en sus conocimientos previos. En nuestra opinión, el mejor aprendizaje es aquel que se lleva a cabo cuando el niño está motivado como señala Vygotsky. De esta forma conseguiremos que el niño se encuentre más predispuesto hacia el aprendizaje y se desarrolle al mismo tiempo que se divierta.

foto-ajedrez

Los beneficios que ejerce el ajedrez sobre el desarrollo educativo de los niños han sido verificados en numerosas investigaciones a lo largo de los años. Entre las conclusiones que se derivan de estos estudios se pueden citar algunas como que “existe una correlación significativa entre la habilidad para jugar bien al ajedrez y la facultades espaciales, numéricas, administrativo-direccionales y organizativas” (Robert Ferguson) o que “lo que el ajedrez enseña de una forma metodológica es un sistema de incentivo suficiente para acelerar el incremento del coeficiente intelectual en niños de ambos sexos de escuela primaria en cualquier nivel socio-económico.”

A continuación, se exponen los beneficios que se adquieren con su práctica:

  • Aumenta la capacidad de concentración: una de las causas más frecuentes con las que se relaciona el fracaso escolar es la falta de atención y concentración de los estudiantes, una capacidad que se puede adquirir fácilmente con la práctica del ajedrez ya que requiere por parte del jugador un alto grado de concentración y observación para poder desarrollar la partida adecuadamente.
  • Ejercita la memoria: ya sea memoria a corto plazo para recordar los movimientos que se han realizado durante la partida o a largo plazo para no olvidar otras partidas jugadas, la multiplicidad de alternativas a las que se enfrenta el jugador de ajedrez tiene como resultado una mejora en su capacidad de retener y recordar datos en la mente.
  • Desarrolla el razonamiento lógico matemático: está demostrado que el razonamiento y el proceso de análisis utilizado en el juego del ajedrez es muy similar al que se usa en las matemáticas y por tanto su práctica puede ser beneficiosa para mejorar las aptitudes matemáticas de los alumnos.
  • Mejora la capacidad de resolución de problemas y toma de decisiones: durante la partida el jugador de ajedrez se enfrenta a distintos problemas que debe resolver, analizando todas las soluciones posibles y eligiendo la más adecuada incluso muchas veces bajo la presión del límite de tiempo para tomarlas.
  • Ayuda a aprender a reflexionar, planificar y prevenir: en cada movimiento el jugador debe reflexionar sobre todas las jugadas posibles y los ataques que puede recibir, de modo que puede anticiparse a la respuesta del contrario y tener previstas con antelación las posibles líneas de juego.
  • Creatividad e Imaginación: en el ajedrez no es suficiente tratar de seguir patrones de jugadas estudiadas o practicadas previamente. A fin de lograr ventajas claras sobre su oponente el ajedrecista debe imaginar posiciones distintas a las que está presente en el tablero y definir estrategias que le permitan llegar a ellas.
  • Eleva el coeficiente intelectual: muchos estudios han demostrado como después de un tiempo jugando sistemáticamente al ajedrez puede elevarse el coeficiente intelectual (CI) de una persona, además de mejorar la capacidad para resolver problemas, las habilidades lectoras, de lenguaje, matemáticas y de memorización.
  • Ejercita ambos hemisferios cerebrales: ciertos estudios revelan que cuando disputamos una partida de ajedrez o analizamos una determinada posición hacemos trabajar por igual a los dos hemisferios del cerebro.
  • Habilidades de inteligencia emocional que desarrolla el ajedrez:
  1. Control emocional: el desarrollo de una partida de ajedrez requiere de un alto grado de control emocional, un jugador no se puede dejar llevar por la ira o frustración antes una mala jugada. Permite al niño aprender a controlar sus sentimientos de frustración ante la derrota y convertirlos en energía positiva para enfrentarse al próximo reto superando los errores cometidos.
  2. Cumplimiento y aceptación de las normas: para jugar al ajedrez se requiere el cumplimiento y aceptación de una serie de reglas técnicas cuyo incumplimiento es penalizado. En el ajedrez se promueve la honestidad y la integridad de la persona.
  3. Empatía: en el ajedrez es muy importante comprender la estrategia del oponente e interpretar sus emociones para anticiparse a sus acciones. Esta característica es muy necesaria para niños con síndrome de Asperger.
  4. Incrementa la autoestima y el afán de superación: cada partida es un nuevo reto para el jugador que intentará mejorar su habilidad para jugar cada vez mejor, asimismo, cada vez que gana una partida el ajedrecista aumenta su autoestima y valora su pericia en el juego. En el caso de perder contribuye a potenciar la autocrítica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

LAS COOKIES SON NECESARIAS PARA UTILIZAR NUESTROS SERVICIOS, AL CONTINUAR CON LA NAVEGACIÓN ACEPTAS EL USO QUE HACEMOS DE LAS COOKIES. Para más información sobre Navegador pulse aquí.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba